sábado, 25 de noviembre de 2017

Buen Día

Deseo un día especial para su distinguida persona, en el cual la paz pueda hacerse presente a nuestras existencias, transmitiéndonos la certeza de que la vida ya nos ha concedido los deseos más recónditos de nuestro corazón. Anhelo también que esa paz nos impulse a ejercer nuestra labor diaria en el camino de la ética, sirviendo a los demás en solidaridad.

Deseo una bendición muy especial del Señor en su nuevo año de vida. Que pueda percibir Su mano guiándola en un camino de bondad y justicia, juntamente con crecimiento espiritu.


El brillo de la personalidad forma los celajes más espectaculares en el firmamento de la amistad, a través del elegante semblante de la cumpleañera.

(Texto escrito alrededor del año 2010 ahora reencontrado).

al y personal.

Noche

La noche cubre nuestros rostros con su obscuro manto de paz, para comunicarnos que incluso en los momentos más recónditos de nuestra existencia, la plenitud nos envuelve por decisión propia.



A través de la semana hemos descendido por los agrestes montes de los días, y ahora a nuestros ojos se extiende la llanura del fin de semana que casi se inicia. ¿Cómo es este panorama? ¿Cuál es la clave de su primor? ¿Será un lúgubre páramo o, por el contrario, un amplio vergel de delicias? Ante nosotros flotan las interrogantes, mas en nuestros propios seres fluyen las respuestas.

Es a través de la amistad sincera, respetuosa y desinteresada que cada una de nuestras personas vive con unos, muy pocos, amigos de verdad, donde se encuentra un sentido de la vida (uno de los sentidos, junto a Dios), el sentido que responde las anteriores inquietudes. Cada persona es llamada a brindar sus propias contestaciones, aunque podrían encontrarse consensos. 
Para los poetas ese sentido se encuentra al expresar respetuosos cumplidos a los seres más maravillosos que existen, a saber, las mujeres que no solo son mujeres, sino también damas, damas de verdad, por sus valores y recto comportamiento. La dama es la culminación de la creación, el regalo más maravilloso que el Eterno nos brindó en los siete días de la creación. El sentido del poeta es expresar en arte el cumplido de las damas de verdad, a través de los días de trabajo de la semana, hasta llegar el fin de semana. La esperanza se encuentra en que algún fin de semana dama y poeta se encuentren en un lugar respetable en torno a un café, para conversar y conocerse más, en el vínculo de una amistad sincera, respetuosa y desinteresada.

Es la dama profesional, exitosa por mérito propio, elegante en su vestimenta, destacada por la alciónica hermosura que despliega en su atavío de enagua, tacones bien altos y, muy importante, medias de mujer, la fuente de máxima admiración y suspiros por parte de los poetas, aunque esos poetas sean Abogados en horas laborales y, posteriormente, poetas fervientes admiradores. La dama profesional, exitosa por sus virtudes de trabajo, elegante, es la mayor expresión de lo que es ser admirada, respetada, apreciada incondicionalmente, de verdad, por lo que ella es como persona, además de ser extremadamente importante, imprescindible, insustituible, justamente por ser tan, pero tan importante. La dama profesional, radiante en su vestimenta exitosa, brilla por méritos propios con un fulgor diamantino sumamente destacado, es apreciada de verdad, por lo que es como persona, con sus valores, recto comportamiento y emociones, dado que ella es tan, pero tan importante, es el ser humano más necesario; la vida no sería vida sin esta dama, pues ella es necesaria, insustituible. 

El poeta, ser espiritual, durante la semana piensa y ora en la dama, enviando las mejores vibraciones a los seres más maravillosos de la creación, es decir, la dama. Suspira por el fin de semana que puede en algún momento llegar, fin de semana de café en amistad sincera, respetuosa y desinteresada. 

El poeta es un ser respetuoso, que no anda buscando aventuras "amorosas" ni comprometer la virtud de la dama. Anhela únicamente una amistad sincera, respetuosa y desinteresada, la amistad por la amistad misma, no otra cosa. 

Durante los días laborales de la semana el poeta atraviesa los montes descendentes de las jornadas que lo acercan al fin de semana y, quizá, anhela él, llegue el fin de semana de compartir con la dama en torno a un café, la conversación en amistad sincera, respetuosa y desinteresada.

(Texto escrito alrededor del año 2010 ahora reencontrado).

¿Qué obtenemos de tanto esfuerzo en la vida cotidiana?

¿Qué sacamos de tanto esfuerzo en la vida cotidiana?

Me gustaría que reflexionemos juntos acerca de cuál es el fruto de nuestros esfuerzos en la vida cotidiana, es decir, para qué luchamos tanto, qué nos queda de tanta dedicación ardua. La respuesta se encuentra en el siguiente camino: 1) El presentarnos como obreros aprobados ante Dios, es decir, la buena conciencia que nos queda del deber cumplido, ante el Señor y ante las personas, empezando por las más cercanas. 2) El afecto de la familia. 3) La amistad verdadera, auténtica, con unos pocos amigos cercanos. Es en este tercer aspecto donde se encuentra nuestra amistad pura, la cual brinda una gran alegría a la vida cotidiana, y hace que valga la pena todo, por nuestra amistad. 
Que nuestra amistad hoy nos alegre en pureza, dulzura y ternura.
Daniel Montero Bustabad
monterodaniel.com

Para Ti


Del mismo modo que el astrónomo espera calmadamente la llegada del medio día para calibrar y medir el máximo de la intensidad de la luz solar; así como el jardinero anhela con calma que florezca el botón más espectacular de la rosa más esplendorosa al medio día, para fotografiarla y deleitarse con ese prodigio floral de la naturaleza; así como el caminante espera con paciencia en el más verde de los valles, que cese el temporal al medio día para así regocijarse en un maravilloso arco iris que engalane el esperanzado valle impresionante; del mismo modo, en este medio día, con toda calma espero el instante en que podamos reunirnos y conversar por simple amistad, para que así brille al máximo la luz solar de la blanca amistad pura, florezca el más tierno de los botones de rosa de la alegría compartida, y para que de este modo, en el firmamento de la amistad, brille el arco iris que significa el que hayamos decidido, en ese instante, ser amigos desinteresados, naciendo en el valle de la vida el arco iris de los amigos puros.


Si faltara el sol en este día, el resplandor de nuestra amistad simple y sincera, al reflejar el amor de D-os, sería un faro que nos conduciría a buen puerto en nuestra vida cotidiana. Feliz día; eres muy importante.

Deseo que la luz de la solidaridad guíe nuestros pasos en esta tarde siendo abiertos respecto a los demás, personas de manos abiertas y corazones abiertos. 


Que esta tarde la bendición interna sobreabunde, que así como el agua mana del firmamento, sacia la sed humana y fertiliza la tierra, así sobreabunde el elixir de nuestra amistad q proviene de mas allá del firmamento, de nuestro Creador, sacie la sed espiritual al trabajar juntos en nuestro crecimiento espiritual, y fertilice a la humanidad con la semilla que es la Palabra de Dios, q juntos compartamos con nuestros prójimos.

(Texto escrito alrededor del año 2010 ahora reencontrado).

¡Feliz Día de la Amistad!

Es un gusto que seamos contactos de linkedin. Le invito respetuosamente a visitar mi blog literario y jurídico: www.monterodaniel.com Mi correo personal y que reviso más frecuentemente, es: seriouslegaladvice@yahoo.com Espero que le agrade y podamos mantener el contacto. Feliz tarde. Daniel


Una persona que se dedica honradamente al 
(medio) ambiente no dispone de millones 
con los que engalanar con rosas o joyas
el rostro de sus amigas, señoras distinguidas 
como usted. Empero, al menos cuenta con un 
corazón sincero y puro, con el cual ofrecer
una amistad auténtica a sus amigas,. De
este modo usted y su pareja se encuentran
en la disposición de añadir a la
cohorte de sus amistades, un nuevo
miembro, un admirador del
ambiente en amistad respetuosa y sincera.

(Texto escrito en el año 2010 ahora reencontrado).

Buena Semana

(Texto escrito alrededor del año 2010 ahora reencontrado).

Deseo una bienaventurada semana para su distinguida persona,
en la cual ambos podamos, a través de los pequeños gestos de
generosidad y solidaridad que se descubren en la vida cotidiana,
como en el trabajo diario bien hecho, el compartir y el entregarse,
percibir la presencia de Jesús bendiciéndonos a nosotros y a los demás.
Que esa observación de bondad se convierta en plenitud interna 
que nos haga sentir llenos y completos por dentro toda la semana.


Deseo una excelente semana para su distinguida persona. 
Podemos comenzarla con una reflexión: 
La voluntad de Dios es una vida ética de 
amor al prójimo. Deseo que en esta semana seamos 
fieles a esta causa solidaria, y percibamos en la 
vida cotidiana las muestras de generosidad y 
los pequeños milagros ocultos que acreditan que 
Dios es real. Ruego a Dios que le bendiga de 
una manera especial.

Anhelo para ti en esta tarde una siempre renovada percepción clara y profunda de la presencia de Jesuú en tu vida, a través de la justicia la salud y los gestos de solidaridad y generosidad a los demás. Eres sumamente importante para Jesús.

La lluvia que ahora cae y alimenta los campos, es signo de bendición proveniente del Cielo. Amemos esta tarde a Jesús, máxima bendición del cielo aquí en la tierra.


Deseo q la calida llama de la inspiracion de esta tarde prenda en tu alma el fuego protector de la amistad, para q a su luz nuestros pasos vayan convergiendo en el camino del mutuo conocimiento para asi crecer juntos en amistad sincera, respetuosa y desinteresada, y un dia de estos podamos conversar personalmente al calor de un sabroso cafecito.

A usted, dama brillante, que por sus valores internos y elegancia personal, motiva a los caballeros andantes que recorremos el mundo a  luchar por la bondad y la justicia, pues éstas reflejan las virtudes de su esplendor, y nos mueve a convertirnos en mejores personas para aspirar a conquistar su amor, ofrezco el testimonio de mi más respetuosa y profunda admiración, así como el deseo de una tarde radiante de realización personal y éxito. 



En este día cargado de nubes, en el cual la faz del sol ha sido cubierta por un velo de sombra abismal, un poeta escribe a una dama extremadamente brillante, para que el resplandor de la amistad sincera, respetuosa y desinteresada refulja de manera espiritual en las profundidades de nuestro ser, portando en sus alas una alegría indescriptible, que haga de la tiniebla del cielo, un vergel de flores de plenitud interna, alegrando la tarde de manera muy especial desde lo más interno de nuestro ser, hasta el mundo entero, con la realización personal que brilla de nuestra amistad.

La unidad de las personas a través de las emociones compartidas, constituye el vínculo que forja amistades y trae plenitud al devenir vital. En esta tarde, en la cual el sol traspasa las densas tinieblas de las nubes que pretenden entristecer el cielo, del mismo modo la luz de nuestro compartir, traspasa el velo de la rutina, para hacernos presentes la magnificencia del vínculo que compartimos en amistad sincera, respetuosa y verdadera. En nuestro compartir se refleja la gran persona que eres, sumamente importante, necesaria, imprescindible, insustituible, pues constituyes el centro de nuestra amistad desinteresada, el haz de luz que rasga la rutina y nos provee de un sentido de paz, pertenencia, identidad e importancia. Que en esta tarde tú, como centro de la amistad, te sientas como eres: luminosa, importante, necesaria, imprescindible, reinando con tu corazón cristiano, solidario y generoso, es mi cordial deseo. 


Muy, pero que muy buenas tardes. En las siguientes líneas se encuentra mi último texto por el momento, acerca de la amistad entre los seres humanos. Una vez un amigo escribió a una amiga: Noticia de Última Hora: Los cinco matemáticos más insignes de esta generación acaban de completar el proceso por el cual dedicaron diez años de su vida a transliterar la esencia de la música en caracteres alfanuméricos. Su objetivo consistía en expresar la esencia de la música en caracteres que pudieran ser analizados de forma objetiva, comprensible para todas las personas. Por ello se sumieron en este largo proceso de análisis, estudiando la estructura matemática de cada nota musical y su relación con las demás, descubriendo un patrón subyacente de valores de armonía, belleza, creatividad, generosidad y solidaridad, que explican esos patrones. Al final del proceso lograron trasliterar el patrón de la música en caracteres, consistiendo en una serie de letras. El resultado fue: tu nombre completo, siendo lógico al caracterizarla a usted la armonía, belleza, creatividad y solidaridad humana en generosidad. 

El poeta, por su misma naturaleza de ser que anhela la belleza, mira hacia las alturas, suspirando por una estrella soltera de inclinaciones convergentes. Sin embargo la estrella, por su misma condición de astro celeste, es demasiado alta y sublime como para mirar con amor a un poeta. He allí el dilema. 

Que la luz de nuestro Dios ilumine hoy un recto camino hoy, y que podamos percibirlo y seguirlo, pues es la senda de la justicia y la salud que estamos llamados a procurar hoy en el trabajo.


Daniel Montero Bustabad
monterodaniel.com

Grupo de Honor – Good Shepherd Church: Propuesta (Importante).

Grupo de Honor – Good Shepherd Church: Propuesta

Daniel Montero Bustabad

            I. Introducción


La tarea de dirigir un grupo orgánico de personas, ya sea familia, Iglesia o poderes públicos, corresponde, en primer lugar, a personas de amplios conocimientos y experiencia. La sabiduría así adquirida cuenta con un peso propio sumamente distinguido, de modo que les corresponde el gran honor y responsabilidad de dirigir, de forma compartida, los destinos del grupo orgánico. Por ello la presente obra no intenta formular directrices para la Iglesia El Buen Pastor, ni tomar decisiones para la misma, sino únicamente sugerir una posible dirección adicional que tomar en la búsqueda de fondos para la misma. Representa un complemento a la labor que actualmente se realiza a tales efectos por parte de las personas sabias y experimentadas que dirigen sus rumbos.


Considero que, como miembro de la Iglesia reincorporado a la misma en el último año y medio, es mi deber aportar cualquier sugerencia que pueda disponer para edificar la Iglesia, máxime cuando, de manera tan amable, se me ha pedido expresamente formular sugerencias.


Muchas veces quienes se acercan por primera vez a una obra de arte, descubren puntos de belleza de la misma que han sido pasados por alto por expertos que han dedicado toda una vida al estudio y cultivo del arte. Ello se debe a que, en ocasiones, una visión fresca, que no da nada por sentado, que parte de quien se acerca a una novedad, es capaz de observar lo que no se puede contemplar desde la experticia en un tema. Al igual ocurre en la viña del Señor. En ocasiones quienes nos acercamos desde la novedad a la congregación, podemos aportar un algo especial desde nuestra propia perspectiva. Por ello las siguientes líneas se ofrecen en oración al Señor, para que, ya sea que se sigan o no sus indicaciones, el Cuerpo de Cristo sea edificado por el amor con el cual se formulan estas posibles recomendaciones.


            II. El papel del laicado en la Iglesia El Buen Pastor


Para tratar el tema que nos ocupa procede, en primer lugar, hacer referencia a las tesis de Mordecai Kaplan, por su reorientación hacia el pueblo de Dios, en nuestro caso la Iglesia, haciéndolo el centro de la teología. En Dios encontramos una función natural, un proceso abierto, que opera en el pueblo y para el pueblo, en procura de su salvación, entendida como la plena realización personal y colectiva de la comunidad eclesial, en un camino ético individual y comunitario. De esta forma se produce un giro copernicano de la teología, reorientándolo hacia la persona y el pueblo, y la satisfacción de sus necesidades espirituales y mentales, por la vía ética.


Kaplan concibe la religión como el proceso abierto en el cual un pueblo se hace a sí mismo consciente de su existencia y de la necesaria orientación del camino de la colectividad por la vía ética, mediante la sabiduría. Ésta se entiende como la capacidad personal y comunitaria de satisfacer las necesidades individuales y colectivas de una forma sustentable mediante la templanza, sin caer en la agresión y la codicia. Incluso eleva su requerimiento a una comunidad de naciones que sujeten en sabiduría sus intereses a la ética. Recuerda el verso profético y lo redefine en términos actuales: “No por la ‘ética’ del poder, sino por el poder de la ética”.


Trasladando sus tesis a nuestra Iglesia, sostenemos que la Iglesia El Buen Pastor se arraiga en Dios, pero sirve al pueblo Suyo, como pueblo separado, consagrado a una misión especial de salvación.


¿Qué implica lo anterior? Que, por parte de los laicos, resulta imprescindible una conversión diaria individual por parte de cada miembro, de modo que el Señor pase a ser lo más importante de sus vidas, cultivando una relación personal íntima con Él mediante la lectura de la Biblia y la oración. La Iglesia ha de ser concebida como el pueblo al cual pertenecemos; acudimos a la congregación a escuchar el sermón, no para satisfacer nuestras necesidades, sino para crecer en Cristo, compartir con el pueblo, y orientar nuestras vidas como individuos y colectivo (como pueblo episcopal), en el camino de la sabiduría ética. La Iglesia debe convertirse en nuestra segunda casa, más importante aun que el trabajo o cualquier lugar de esparcimiento. El hogar debe tornarse en un templo de virtud, y la Iglesia en nuestro segundo hogar donde convivimos con el pueblo de Dios.


Bajo el paradigma que propugnamos, el salón parroquial, como cualquier lugar donde se realizan actividades o se recogen fondos para la Iglesia, deviene para el laico tan importante como el altar y el púlpito. El convivir con los demás en el salón parroquial o cafetería de la congregación, con feligreses habituales o no, con conocidos y desconocidos, con miembros constantes y con advenedizos, forma parte del centro de la experiencia de vida en comunidad episcopal, tan relevante como los sacramentos y la predicación. Es hacer amigos de los desconocidos, forjar poco a poco lazos de amistad sólidos, firmes y duraderos, creciendo todos juntos como comunidad en sabiduría ética.


            III. Iglesia El Buen Pastor como Centro de la Cultura Caribeña


El paradigma que propugnamos lleva a que los miembros de la Iglesia El Buen Pastor podrían expandir su visión, para convertirse en el centro de la cultura caribeña en San José. De este modo la Iglesia podría atraer a personas no convertidas mediante actividades muy frecuentes en torno a la cultura caribeña y su celebración, combinados con un componente espiritual breve y la renovada explicación de nuestra espiritualidad como cultura especial. El componente caribeño del pueblo episcopal nos llama a convertirnos en la casa cultural del ser-caribeño, y a atraer a nuevos miembros mediante un sabio evangelismo sutil.


            IV. Consecuencias que la Tesis Propuesta: Sugerencias


Bajo el paradigma anteriormente definido, podemos formular algunas recomendaciones o apartados a analizar:


Primero. La Iglesia puede planificar su estrategia de desarrollo entendiéndose a sí misma como un centro espiritual y a la vez secular, de la cultura caribeña en San José. Se realizarán actividades, en las cuales se podrán recoger fondos, dirigidas no únicamente a creyentes, sino también a todas aquellas personas que culturalmente se identifican con el pueblo caribeño, y a aquellas personas que no se consideran que forman parte de tal pueblo, pero desean conocer más de él.


Segundo. Se podrá formar un Grupo de Honor, integrado por creyentes y no creyentes, que desean apoyar económicamente la Iglesia El Buen Pastor y su edificio, por su afecto a la cultura caribeña y su deseo de conservar y mejorar un edificio de importancia histórica como lo es el templo.


Tercero. En el Grupo de Honor se podrán formular una o dos categorías de miembros, dependiendo de la cantidad de dinero que se aporte para el mantenimiento y mejoramiento del edificio y para las actividades de la Iglesia. Los miembros del Grupo de Honor aportarán una cantidad de dinero, ya sea trimestral o anual.


Cuarto. Como parte de la propuesta para convertirse en miembro del Grupo de Honor, se podrá otorgar ciertos honores en consideración a su aporte. Se deberá meditar con cuidado acerca del contenido de los honores, para no crear discriminación en la Iglesia. Estos honores podrán consistir en tener reservado una parte del parqueo del templo, y algún otro respaldo que lo haga interesante, pero no incurra en las prohibiciones establecidas en la Epístola bíblica de Santiago.


Quinto. La difusión de mensajes y conversaciones invitando a integrar el Grupo de Honor, se dirigirá tanto a quienes actualmente asisten a la Iglesia, a otros feligreses episcopales, como a no creyentes que se consideren parte del pueblo caribeño, o que desean apoyar al pueblo caribeño.



Daniel Montero Bustabad

Pregunta - Norte - Siete Mil Fieles...

En la Torah (Deuteronomio) se afirma que, después que el Señor había ordenado a los hebreos vagar por el desierto durante cuarenta años a causa de la apostasía del pueblo, Dios ordenó a Moisés dirigirse al norte. La doctrina rabínica afirma que el norte es símbolo de la provisión divina. Por ello, dado que en la actualidad nos encontramos ante una masiva apostasía del pueblo cristiano, me gustaría preguntarles dónde consideran ustedes que se puede encontrar el norte, o qué consideran sus personas que es el norte. Por otra parte, en la sección bíblica de los profetas encontramos que Elías huyó de los reyes, pues éstos estaban asesinando a todos los profetas del Señor, en el marco de la apostasía generalizada del pueblo en pos de los ídolos. Elías comunica a Dios que Elías es el único monoteísta que queda vivo, pero el Señor le replica que Él tiene guardadas siete mil personas puras que no se han contaminado con los ídolos. Dado que actualmente el pueblo cristiano ha apostatado por ídolos (tales como el poder, el dinero, consumismo, superficialidad, etc.), me gustaría preguntarles quiénes consideran ustedes que, en la actualidad, son esas siete mil personas puras, o dónde o cómo se puede encontrar a esas personas fieles. Muchas gracias.

domingo, 29 de octubre de 2017

Épica

Anhelo q en el libro abierto que es esta semana de vida, pintemos con los alegres colores de las virtudes éticas, la mas bella de las poesías épicas, cual es la lucha sostenida por la amistad verdadera y el entregarnos a los demás.

sábado, 14 de octubre de 2017

El Mesías como Modelo Pastoral: Reflexiones sobre el Salmo 23

El Mesías como Modelo Pastoral:
Reflexiones sobre el Salmo 23

Daniel Montero Bustabad

Todos somos pastores, pues formamos parte del sacerdocio universal, del pueblo santo, de la nación adquirida por Dios con la finalidad de gozar de comunión con Él y para bendición de toda la humanidad.


En el Mesías nacemos, nos movemos y somos. Lo que sucede al Mesías nos acontece a todos. Por ello dijo Jesús que quienes vamos a seguirle, hemos de negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir Sus pasos. Por ello un Salmo Mesiánico, como lo es el 23, constituye un llamado para seguir como laicos de la Iglesia, y también para los ministros ordenados: obispos, presbíteros y diáconos.


Como en muchos otros textos mesiánicos de la Biblia, el Salmo 23 admite un primer grado de interpretación, ligado a su contexto inmediato, así como un segundo nivel de interpretación, que liga el primer grado con un componente mesiánico.


En el primer grado de interpretación encontramos en el Salmo 23 un texto que de forma poética relata cómo el Señor es nuestro pastor. El pastor del Salmo 23 cumple una función paternal-maternal, pues las labores que dicho Salmo atribuye al pastor, corresponden a una figura maternal-paternal. En este sentido, destacamos lo siguiente: 1) El Señor nos provee de todo. Por ello dice “nada me faltará”. Además afirma que, así como el pastor lleva a la oveja a pastar y a abrevar en seguridad, del mismo modo el Señor vela por nuestras necesidades, las cuales son satisfechas en paz. 2) El Señor nos conforta en lo más íntimo de la existencia, llena nuestro vacío existencial, nos consuela. De allí los términos “confortará mi vida”. 3) El Eterno guía nuestras personas, llevándonos a rectificar cuando cometemos pecado. Así como el “cayado” es curvo para que el pastor  mueva a la oveja cuando se ha introducido en un lugar indebido, del mismo modo el Señor nos constriñe o nos hace sentir mal cuando pecamos, para que corrijamos. Además nos defiende de los enemigos, del mismo modo que el pastor, con su vara, protege a las ovejas de las fieras. La vara NO es para golpear o maltratar a las ovejas, sino para golpear a las fieras. Nuestro Pastor nos guía y resguarda. 4) Cuando pasamos por el “valle de sombra de muerte”, “por el más oscuro de los valles”, es decir, por las profundas dificultades del devenir vital, el Señor nos da la paz de su confianza y protección, del mismo modo que el pastor infunde confianza a las ovejas. 5) Finalmente, “aderezar mesa” frente a los enemigos, “ungir” con aceite, llenar la copa, son símbolos del triunfo que el Señor, en su segunda venida, nos dará frente al enemigo, y del reino eterno del cual gozaremos.


De lo anterior se sigue que podemos confiar en el Señor, pues Él todo lo provee, guía nuestras vidas, conforta o consuela en lo profundo de la existencia, nos mueve cuando nos desviamos de la ética que él desea, aleja al enemigo, nos cubre en el hueco de su mano en los momentos de oscuridad y, al final de los tiempos, nos llevará a su reinado sin fin.


El segundo grado de interpretación parte del anterior, y lo profundiza. Considera que el Salmo 23 no constituye únicamente un texto poético, sino profecía mesiánica. Consideremos lo que sigue: 1) Interpretemos un poco literalmente la expresión “valle de sombra de muerte”. Si se trata de la muerte, nos encontramos ante un algo que trasciende la comparación de un simple pastor. Se trata de algo más. Dónde encontramos que un personaje relacionado con David muera? La respuesta se encuentra en Isaías 52-53, el Canto del Siervo Sufriente, donde Jesús encontró una clara profecía de su labor de expiación por el pecado del mundo. Volviendo al Salmo 23, vemos que, de seguido de la mención de la muerte, nos encontramos con la acción de ungir. ¿A quién se unge? Mashiaj en hebreo, Mesías en castellano, significa “el ungido”. La copa resulta significativa del seder de Pascua, pues una de las copas que se beben en Pascua es la copa de la liberación mesiánica. Aderezar mesa ante los enemigos parece una alusión directa al triunfo sobre el adversario y resultan significativas las últimas palabras “por largos días”, el reino eterno, que es el tiempo mesiánico.


De este modo la segunda parte del Salmo nos invita a efectuar una relectura mesiánica de la totalidad del mismo. Dios es el Pastor del Mesías, quien le provee, le guía, le conforta, lo acompaña, lo revive, le da el triunfo sobre el adversario, lo eleva y lo lleva a reinar como rey-sacerdote por la eternidad. Si el Padre hace esto por el Hijo, es lógico suponer que Jesús lo interpretara no solo como la forma en la cual lo confortaría el Padre, sino como el llamado a que Jesús haga así con aquellos a los cuales Jesús pastorea. Se aplica el conocido principio “así en la tierra como en el cielo”. Por ello el Jesús del Evangelio de Juan se definió a sí mismo como el buen pastor, que da su vida por las ovejas, que se diferencia de todos los malos asalariados y salteadores que eran los líderes religiosos de su tiempo. Resulta claro que este Jesús interpretó en clave mesiánica el Salmo 23.


¿Cómo aplicamos lo anterior a nuestras vidas? Dios, a través de Jesús, es para nosotros el Buen Pastor. Podemos confiar en el amable cuidado del Señor. Él todo lo provee, guía nuestras vidas, conforta o consuela en lo profundo de la existencia, nos mueve cuando nos desviamos de la ética que él desea, aleja al enemigo, nos cubre en el hueco de su mano en los momentos de oscuridad y, al final de los tiempos, nos llevará a su reinado sin fin. Además, Jesús cumplió su labor de Buen Pastor amándonos, enseñándonos, guiándonos, dando Su vida en expiación por nuestro pecado, resucitando y nos llevará a la eternidad en gloria. Pero Jesús también hoy, a través del Espíritu Santo, nos ama, enseña, guía y dará el triunfo en su segunda venida.


Ahora bien, como laicos en la Iglesia, y como ministros ordenados, este texto nos llama a ser pastores, tanto para las personas de la Iglesia, como también para los no convertidos. Este Ministerio Pastoral basado en el ejemplo de Jesús como Buen Pastor nos lleva a velar por una Iglesia que: 1) Lleve a las personas al Agua Viva (Jesús), al encuentro personal con Cristo, y a desarrollar esa relación íntima con Cristo en lo individual de cada persona, y como Iglesia. 2) Conduzca a las personas a los verdes pastos que son la Biblia, el alimento que Dios nos da. Las personas pierden el norte. Debemos explicar el contenido de la Biblia y empoderar a las personas para que, como esclavos de Cristo, leamos periódicamente la Biblia y nos alimentemos. 4) Encaminar a las personas para que hallen “su paz en Cristo”, en Jesús que conforta nuestras vidas (“alma”), llena el vacío existencial y provee lo que más necesitamos en nuestro yo profundo, íntimo. 5) Guiar a las personas, llamándoles al cambio cuando se equivoquen o pequen, de una manera adecuada, constructiva no destructiva, siempre dando el énfasis, no en el pecado convertido, sino al cambio al cual toda persona es llamada. 6) Motivar a las personas a profundizar en el servicio cristiano en su vida, profesión, hogar (familias cristianas ecológicas), tiempo libre, etc. 7) Defender a las personas frente a los errores que propaga la sociedad (o cristianos) que son veneno. 8) Acompañar a las personas en sus momentos de dolor. Los amigos de Job hicieron bien cuando lo acompañaron, estando junto a él en silencio por varios días. El problema fue cuando abrieron la boca. Por ello la primer norma de nuestro acompañamiento debe ser transmitir presencia, cariño, amor incondicional, y “hablar solo cuando sea necesario”, y cuando sepamos que nuestras palabras están guiadas por el Espíritu Santo y no por nuestras ideas. 9) Motivar a las personas a comportarse rectamente, amando de forma práctica al prójimo, tanto dentro como fuera de la Iglesia, evangelizando con el ejemplo, transformando el mundo para bien de un modo radical, tomando como modelo el reino de Dios con la segunda venida de Cristo.

El laicado, como el ministerio ordenado, debe reflejar a Jesús como el Buen Pastor. Seamos fieles al llamado.



Daniel Montero Bustabad

Señales de una Iglesia Viva por Stott: Recensión Crítica


Señales de una Iglesia Viva por Stott: Recensión Crítica


Daniel Montero Bustabad


La obra reseñada aporta las enseñanzas de Stott en su visita a Iberoamérica en el año 1995 AD.  La tesis del autor (Stott) se centra en que, tanto en la Iglesia primitiva, a lo largo de la historia, así como en la actualidad, las señales de una iglesia viva se encuentran en el siguiente texto: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión, y en el partir del pan, y en las oraciones. Y en toda el alma había temor, y muchas maravillas y señales se hacían por los apóstoles. Y todos los que creían estaban juntos, y tenían todo en común. Y vendían sus propiedades y bienes, y repartían con todos, según cada uno había de menester. Y, perseverando unánimes todos los días en el templo, y partiendo el pan en casa, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, loando Dios, y cayendo en la gracia de todo el pueblo. Y todos los días añadía el Señor a la iglesia aquellos que se habían de salvar” (Hechos 2:42-47).

La interpretación que el autor efectúa de dicho texto consiste en que una Iglesia viva reúne los siguientes requisitos: 1) Fidelidad a la enseñanza apostólica, entendida como el Nuevo Testamento y, en general, la Biblia. 2) Comunión y ayuda mutua. Todos participan con el mismo rango de igualdad en los sacramentos (bautismo, comunión) y en atender las necesidades de los fieles, de modo que ninguna persona carezca de lo básico (afecto, atención para la salud mental y física, medios de subsistencia, etc.) Todo ello motivado por un sincero amor (generoso) hacia todas las personas, tanto cristianos como no-cristianos (I Corintios 13). 3) Adoración, oración y reverencia. Ello incluye tanto la liturgia formal en el Tempo de Yerushalayim, como, actualmente, en las Iglesias, y además en las reuniones informales en los salones parroquiales, en Cafés Anglicanos, y en casas. Ello es importante para, de un lado, rendir culto al Señor; éste es el momento en el cual el ser humano alcanza su máximo apogeo al entregarse a Dios en el nombre de Cristo, en la comunión del Espíritu Santo; asimismo las ocasiones más informales, resultan imprescindibles para conocer en profundidad a las personas que asisten a las Iglesias, forjar lazos de amistad verdadera y plena, ayuda mutua, etc. 4) Evangelismo. Muchas veces las Iglesias se enfocan en la tecnología evangelística, modelos de mercadeo, métodos de iglecrecimiento, etc., dejando de lado el punto de partida esencial: El protagonista de la evangelización es Jesús a través del Espíritu Santo. Debemos vivir en una relación íntima con Cristo (tanto en los devocionales privados como en el culto con toda la Iglesia y el convivir con los miembros de la Iglesia y del mundo), y fruto de esa comunión íntima, será la proyección del evangelio hacia las personas no convertidas; de allí vendrán las conversiones y el crecimiento de la Iglesia. En otras Iglesias es muy natural vivir sabiendo que la Iglesia no va a crecer, y el evangelismo no existe. El texto comentado llama a esas Iglesias a una conversión y a tomarse el crecimiento en serio. 5) Énfasis muy especial en la red de relaciones personales que implica el ser Iglesia y vivir en Iglesia, empezando por la relación íntima personal con Jesús, las relaciones de afecto y apoyo con los miembros de la Iglesia, y las relaciones cordiales con los paganos. Cuando los no convertidos ven nuestro afecto, buen comportamiento y la presencia de Cristo en nuestras vidas, van a querer iniciar o fortalecer una relación con Jesús.

Si tomamos el título de la obra “Señales de una Iglesia viva”, analizamos que el autor expone su tesis en el primer apartado del artículo con referencia a la Iglesia primitiva en Hechos y epístolas paulinas. Esta tesis se podría condensar en explicar la fórmula “viva” Sin embargo, dedica los demás acápites de la obra a detallar cómo es la “Iglesia” a la luz de los primeros cuatro capítulos de la Carta a los Corintios, y cómo el “ser-Iglesia” se ve impactado por el mensaje de “viva” ya explicado.

En primer lugar, detalla la significativa frase “imperfectos, pero enriquecidos”. La Iglesia de Corinto es santa, apartada para Cristo, la esposa del Cordero, pero a la vez, actualmente, hasta la venida de Jesús, es un grupo de personas con todas las debilidades e imperfecciones propias tanto de las personas, tanto en lo individual, como en lo grupal. Por ejemplo, reinaba la desunión entre ellos, pues unos se identificaban con un líder, otros con otro, y así sucesivamente, mientras que otros afirmaban una comunión privilegiada con Jesús que los hacía superiores a los demás, quizá por haber conocido a Jesús en persona en su ministerio terrenal. Pablo refuta las razones de esa desunión, los llama a tornarse uno, pues Cristo es uno, indivisible, y a vivir esa unidad a lo interno, así como proyectarla a lo externo como sacramento viviente de la presencia de Cristo al mundo. Somos imperfectos, pero enriquecidos por la acción del Espíritu Santo, de modo que debemos dejarnos moldear por el Espíritu para crecer en la fe, tanto en teoría como en la práctica (ortopraxis); de este modo, el Espíritu hará que, cada vez con mayor perfeccionamiento, seamos sacramento viviente de la presencia de Cristo al mundo, llamando a la conversión de todos (ver también Filipenses 1: 21 y ss.: la unidad de los cristianos y su firmeza en la fe  a pesar de los problemas, es la demostración de que el bien vence y prevalecerá sobre el mal, y de que Cristo volverá).

Ante esta imperfección en camino de perfectibilidad, en segundo término, el autor explica que el Evangelio y la Iglesia son poder de Dios en la debilidad. Ello se debe a lo siguiente: 1) El evangelio en sí mismo es debilidad a los ojos de los no convertidos: Escándalo para los saduceos (no para los fariseos rectos ni para los esenios, en criterio de quien reseña), al tratarse de un mesías crucificado y locura para los griegos (conocimiento que nos lleva a la debilidad y a la fe en la resurrección de los muertos, que es fealdad para los griegos). 2) El evangelio es predicado por personas débiles, en debilidad. 3) El evangelio es aceptado mayoritariamente por los débiles. No debemos abstenernos de evangelizar ni a los ricos ni a los poderosos, siguiendo el brillante ejemplo de Jesús y Pablo, pero debemos reconocer que, de hecho, las comunidades ministradas por Pablo eran mayoritariamente integradas por lo que en ese entonces (y ahora) se consideraban la escoria. Ante esta triple debilidad, se manifiesta el poder de Dios, a través de la conversión providencial de personas y más personas. Podríamos intentar explicar este gran impacto de conversiones, de la siguiente manera: Cuando el Evangelio es predicado por personas débiles, con las mismas debilidades que los oyentes, éstos se sienten identificados con los expositores, bajan las defensas ante el mensaje, y observan cómo Cristo ha transformado para bien las vidas de los predicadores débiles. Por eso se convierten. Sin embargo, quien comenta considera que en la conversión de tantas personas existe un elemento milagroso que se debe atribuir al Señor. (Deseo que este poder de Dios en Cristo por el Espíritu Santo entre en mí para gloria exclusiva de Dios Padre; asimismo ruego al Señor que también me libre de los siete pecados capitales, y de los demás).

Como resultado de la victoria de la debilidad por el poder del Espíritu Santo, en el siguiente apartado, el autor explica que las tres personas de la Trinidad intervinieron en la composición de la Biblia, la palabra de Dios. “La Palabra vino de Dios, se enfoca en Cristo y fue inspirada por Espíritu Santo. Podemos definir a la Biblia como el testimonio del Padre sobre el Hijo, dado a través del Espíritu”. Prosigue exponiendo el rol del Espíritu Santo en la elaboración y explicación de la Biblia. Sostiene que existe un esencial elemento de inspiración divina en la elaboración de la Biblia, pero también un componente humano. El Espíritu no dictó palabra por palabra la Biblia, sino que trabajó con la mente y la cultura de los autores, para confeccionar textos divinamente inspirados de un trabajo humano. Asimismo el Espíritu interviene en la interpretación y aplicación de la Escritura, de modo que solo los convertidos fieles (no los paganos ni los cristianos carnales) son capaces de interpretar y aplicar la Escritura rectamente. Por ello resulta esencial la relación personal íntima con Cristo por parte de los pastores y miembros de las Iglesias. A la hora de interpretar y aplicar la Biblia, debemos partir del dogma de considerar a la Biblia como la autoridad final. Luego diferenciamos de los textos de la Biblia aquellos que contienen el mensaje esencial de salvación, de otros textos que son inspirados pero no tienen la finalidad de explicar ese mensaje. Por ejemplo, la mayor parte del libro de Job lo constituyen los discursos de los amigos de Job, respecto a los cuales el Señor declara que ellos NO hablaron rectamente; por ello no cabe utilizar dichos discursos para extraer doctrina. “La claridad o transparencia de las Escrituras se refiere a las verdades céntricas de la salvación: la justificación sólo por la gracia, sólo por medio de la fe, y sólo a través de Cristo. Estas verdades absolutas del evangelio son totalmente claras en la Biblia. Por el contrario, como dijimos en el capítulo anterior, sobre aquellos asuntos que no son tan claros, sobre aquel que es secundario o adiáfora, debimos en los dar libertad y aceptar las diferencias”.

En el posterior epígrafe, destaca las imágenes que Pablo utiliza de la Iglesia, para dar respuesta a las necesidades e imperfecciones de la Iglesia de Corinto (primera carta). Ante el culto al líder que destacaba en la misma, Pablo utiliza las metáforas del campo en el cual él plantó, Apolos regó, pero el suelo y el crecimiento los da el Señor, de quien es la Iglesia, no de los líderes. Posteriormente, en la metáfora del edificio, expone que el fundamento único es Cristo, no ningún líder, de modo que los dirigentes, al mismo nivel que los demás fieles, construyen sobre dicho fundamento con distintos materiales. Al momento del juicio final, el fuego devorará las construcciones con materiales falsos, y resaltará a quienes construyeron con materiales valiosos. No es una cuestión de dinero, sino de fe, de fidelidad a Cristo. En la siguiente imagen, Pablo detalla que en un primer momento en Santuario del Señor se encontraba en el tabernáculo, luego en el templo; a partir de Cristo, lo es cada creyente en lo individual, y en lo colectivo como Iglesia. El Santuario no es ningún líder en cuanto líder, sino de cada creyente solo por ser creyente, así como de la Iglesia por ser esposa del Cordero. Los líderes son siervos, esclavos de Cristo, nada más.

En el último apartado, el autor diserta sobre los “Modelos de Ministerio Pastoral”. Sostiene lo siguiente: 1) El líder no es protagonista, sino Cristo. Predica a Cristo, solo a Cristo, y a éste crucificado y resucitado. El orgullo es una tentación muy peligrosa para quien ocupa un púlpito. Frente al culto al líder de la Iglesia de Corinto, la respuesta es centrarnos en Jesús. 2) Líderes y feligreses somos esclavos de Cristo, nada más. No debe haber lugar para el culto al líder ni para la lucha de poder. 3) El líder es administrador de la revelación. Es decir, es el administrador que debe llevar a los feligreses a la Biblia, para que el pueblo se alimente por sí mismo de la Biblia. Su papel es empoderador en el marco de ser todos esclavos de Cristo. Agrega que una de las tragedias de la Iglesia actual es que “los evangélicos son bíblicos pero no contemporáneos, y los liberales son contemporáneos pero no bíblicos”. Ello quiere decir que el liderazgo evangélico actual se queda en la exégesis bíblica, pero no da el necesario paso hacia la interpretación y aplicación de la Biblia a la realidad actual. Para hacer eso se requiere amor por los paganos y conocimiento de las formas de sentir, pensar y actuar de las personas hoy. Ello deviene imprescindible para interpretar y aplicar rectamente la Escritura. Por otro lado, los liberales se quedan cómodos con el mundo actual y omiten cumplir con su deber de transformar radicalmente el mundo actual en el Espíritu Santo, bajo la norma bíblica. 4) El líder debe amar tiernamente a los feligreses y a los paganos. Ello es clave, pues la norma suprema es el amor práctico al Señor y al prójimo, sea cercano o lejano. 5) Al servir debemos ser humildes, sin procurar destacar, sino que el único que destaque sea Cristo.

Concluye el autor haciendo un llamado a arrepentirnos por nuestras fallas como líderes y feligreses, y a rectificar.

Quien comenta el texto agradece al Señor por el aporte de Stott en la obra. Su exposición se presenta sólida en su fundamentación y desarrollo. Como aspectos a mejorar podemos señalar los siguientes: 1) De un modo implícito se puede observar que su obra se escribe por parte de un autor que parte de una concepción sobrenatural de Dios y de la Biblia, y se dirige únicamente a un público que comparte esa forma de pensar. Por ello pudiera ser que el texto resulte completamente irrelevante para quienes no compartan esa forma de pensar. Al respecto sería útil que algún autor analizase el contenido de la exposición de Stott, trasladándolo a constructos mentales que resulten significativos tanto para el público tradicional, como también para los naturalistas. Podría nutrirse de los aportes de Graham Wallas y, en el ámbito judío, Mordecai Kaplan, de imprescindible lectura. Si consideramos quiénes son aquellos mayormente llamados a modificar las estructuras políticas, económicas, jurídicas, etc., de Occidente desde la intelectualidad, nos encontraremos que son, mayoritariamente, naturalistas (Europa y países anglosajones fuera de Europa), por lo cual resultaría sumamente interesante el diálogo con el naturalismo. 2) A pesar de que el texto comentado enuncia la comunión y ayuda mutua como señal de una Iglesia viva, el énfasis que se otorga a ello no resulta suficiente. Una Iglesia viva no trata de disimular las faltas de un sistema mundial injusto, solamente con actos de generosidad a los empobrecidos, creyentes y no-creyentes, sino que debe ir mucho más allá. Debe constituir un agente activo en un cambio de las estructuras mismas políticas, jurídicas, económicas y sociales que rigen el mundo, y que provocan la pobreza. En descargo del autor se podría decir que en el profundo documental Thrive de Foster Gamble et al., se concluye que la mejor manera de cambiar las estructuras que rigen el mundo es el siguiente: Que cada persona, en su labor diaria, en su casa, y en su tiempo libre, empleen su tiempo y lo que hacen, de modo que se contribuya no solo a la sustentabilidad ambiental, sino también a hacer bien a los demás. Se trata de fomentar una gran cascada de acciones buenas y generosas que, en su conjunto, provoquen un cambio de la estructura mundial. Pero ello no disminuye la necesidad de que la obra deba otorgar un énfasis mucho mayor a la transformación del mundo (y de las estructuras que rigen el mundo) a la que está llamada la Iglesia, en lo espiritual, mental, sentimental, conductual y cognitivo.


Daniel Montero Bustabad

Ministerio Pastoral en la Iglesia Episcopal Costarricense: Desafío

Ministerio Pastoral en la Iglesia Episcopal Costarricense: Desafío



El centro de la actividad pastoral del sacerdote se encuentra en el salón parroquial.



Daniel Montero Bustabad



En una Iglesia Episcopal Costarricense (www.episcopalcostarica.org), un sacerdote acababa de predicar y ofrecer Misa. En la sacristía se cambió de ropa. Se dirigió  al salón parroquial. Alzó su mano, la movió despidiéndose de las personas, y se marchó.


Suponemos que las acciones del prelado indican que, a su juicio, el centro de la Iglesia, es decir, lo más importante de ella, se encuentra en el altar y, en un nivel también destacado, el púlpito. Sin embargo, el salón parroquial, las personas que lo frecuentan, no es relevante, ni lo que ocurre o no ocurre allí.


Considero que esta ilustración hipotética nos muestra el principal desafío actual del ministerio pastoral en la Iglesia Episcopal Costarricense. Tan importante que diría que también es uno de los principales retos del laicado. El elevar la amistad y el compartir de las personas, antes y después de Misa, al mismo nivel de importancia que los sacramentos y la predicación, constituye el reto por excelencia de la actualidad. Tan grande es el reto, que dar respuesta al mismo exige toda una reorientación de la teología anglicana y, por ende, de la eclesiología.


Tan abundante tarea no cabe ser acometida en una obra como la presente, en la cual predomina la orientación y la sugerencia, más que la elaboración de un tratado voluminoso. Sin embargo, apuntaremos algunas orientaciones o reflexiones en las cuales otros, si así lo desean, podrán profundizar mediante el don de la escritura y la conversación.


La teología o forma de concebir a Dios en la Iglesia Episcopal Costarricense, en su laicado y ministerio ordenado, tiende a centrarse en lo sobrenatural. Así, el Señor se concibe como un espíritu sobrenatural que opera de forma inexplicable y milagrosa. No se pretende sustituir esta expresión, pues la misma contiene mucha verdad. Empero debe ser complementada con otras concepciones. Tampoco propugno seguir a un autor específico, aunque sí sugiero que la necesaria reorientación teológica y de eclesiología debe ponderar las tesis de Mordecai Kaplan, por su reorientación hacia el pueblo de Dios, en nuestro caso la Iglesia, haciéndolo el centro de la teología. El Señor es una función natural, un proceso abierto, que opera en el pueblo y para el pueblo, en procura de su salvación, entendida como la plena realización personal y colectiva de la comunidad eclesial, en un camino ético individual y comunitario. De esta forma se produce un giro copernicano de la teología, reorientándolo hacia la persona y el pueblo, y la satisfacción de sus necesidades espirituales y mentales, por la vía ética.


Kaplan concibe la religión como el proceso abierto en el cual un pueblo se hace a sí mismo consciente de su existencia y de la necesaria orientación del camino de la colectividad por la vía ética, mediante la sabiduría. Ésta se entiende como la capacidad personal y comunitaria de satisfacer las necesidades individuales y colectivas de una forma sustentable mediante la templanza, sin caer en la agresión y la codicia. Incluso eleva su requerimiento a una comunidad de naciones que sujeten en sabiduría sus intereses a la ética. Recuerda el verso profético y lo redefine en términos actuales: “No por la ‘ética’ del poder, sino por el poder de la ética”.


Trasladando sus tesis a nuestra Iglesia, sostenemos que la Iglesia Episcopal Costarricense se arraiga en Dios, pero sirve al pueblo Suyo, como pueblo separado, consagrado a una misión especial de salvación.


¿Qué implica lo anterior? Nada más y nada menos que un cambio de paradigma respecto a cómo los laicos de la Iglesia Episcopal Costarricense entienden su función, y a cómo los ministros ordenados enfocan su ministerio.


Por parte de los laicos, la Iglesia ha de dejar de ser, como hasta ahora, un lugar no importante en sus vidas, al cual se acude una vez al mes o menos para escuchar el sermón, comulgar y conversar sólo con sus amigos. Por el contrario, debe haber una conversión diaria individual por parte de cada miembro, de modo que, para los no convertidos, el Señor pase a ser lo más importante de sus vidas, cultivando una relación personal íntima con Él mediante la lectura de la Biblia y la oración. La Iglesia ha de ser concebida como el pueblo al cual pertenecemos; acudimos a la congregación a escuchar el sermón, no para satisfacer nuestras necesidades, sino para crecer en Cristo, compartir con el pueblo, y orientar nuestras vidas como individuos y colectivo (como pueblo episcopal), en el camino de la sabiduría ética. La Iglesia debe convertirse en nuestra segunda casa, más importante aun que el trabajo o cualquier lugar de esparcimiento. El hogar debe tornarse en un templo de virtud, y la Iglesia en nuestro segundo hogar donde convivimos con el pueblo de Dios.


Bajo el paradigma que propugnamos, el salón parroquial deviene para el laico tan importante como el altar y el púlpito. El convivir con los demás en el salón parroquial o cafetería de la congregación, con feligreses habituales o no, con conocidos y desconocidos, con miembros constantes y con advenedizos, forma parte del centro de la experiencia de vida en comunidad episcopal, tan relevante como los sacramentos y la predicación. Es hacer amigos de los desconocidos, forjar poco a poco lazos de amistad sólidos, firmes y duraderos, creciendo todos juntos como comunidad en sabiduría ética.


La relevancia de lo anterior para definir correctamente el centro de la actividad pastoral resulta, así, clara. Tan importante como la ministración del sacerdote en los sacramentos, tan relevante como su predicación, son sus actividades en el salón parroquial. Para ello podemos formular algunos aspectos de dicha función:


Primero. El pastor ha de comenzar reuniéndose con los miembros constantes de su parroquia, e instruirlos en lo que acabamos de comentar. Entre todos hemos de forjar, en oración y en preparativos, ese ambiente especial para recibir a quienes acudan al salón parroquial. El sacerdote, junto a este equipo de fieles, ha de ser el promotor de relaciones de amistad pura respecto a quienes, frecuente u ocasionalmente, acudan a la cafetería. Aquí cabe el evangelismo discreto y sabio, no un adoctrinamiento agresivo, sino el sencillo compartir la fe con quienes acuden al salón, incluso con personas de paso, desconocidas. Aquí radica la función de promotor de amistades por parte del sacerdote. Con un ambiente previamente preparado para el salón parroquial, bastará una sencilla y cálida invitación del oficiante a acudir a la cafetería después del servicio, con una corta admonición sobre el papel de la convivencia y la amistad en la vida cristiana.


Segundo. El ministro ha de velar por sí mismo o por delegados de confianza, acerca de la realización frecuente de actividades sociales para la camaradería de los feligreses y visitantes, especialmente con temas relacionados con las diversas festividades del año litúrgico. Ha de garantizarse que las personas pobres sean subsidiadas para participar en condiciones de plena igualdad con los demás.


Tercero. Se deben realizar actividades periódicas para el crecimiento espiritual colectivo de los miembros, así como respecto a temas de salud y cultura en general. La Biblia debe ser enseñada, así como el Libro de Oración Común (LOC). Los tesoros de sabiduría y liturgia que contiene el mismo son pasados por alto mediante un rezar frecuentemente rutinario. Ha de explicarse el sentido profundo, espiritual, radicalmente transformador, que se encuentra en los textos que oramos. Destacan las labores de concientización, explicando cómo el Evangelio implica un cambio radical de las estructuras políticas, económicas, jurídicas y sociales del mundo y lo que se puede realizar al respecto en cada Iglesia, de forma práctica.  Las actividades deben ser frecuentes, con una periodicidad de al menos una al mes.


Cuarto. Dada la amplia raigambre caribeña del pueblo episcopal costarricense, muchas congregaciones, especialmente las dos mayores, podrían expandir su visión, para convertirse en el centro de la cultura caribeña en Limón, San José y otras poblaciones. De este modo la Iglesia podría atraer a personas no convertidas mediante actividades muy frecuentes en torno a la cultura caribeña y su celebración, combinados con un componente espiritual breve y la renovada explicación de nuestra espiritualidad como cultura especial. El componente caribeño del pueblo episcopal nos llama a convertirnos en la casa cultural del ser-caribeño, y a atraer a nuevos miembros mediante un sabio evangelismo.


Quinto. El forjar amistades en el salón parroquial por parte del ministro, lleva a que éste sea consciente de todo tipo de necesidades por parte de quienes acuden al mismo. Si el sacerdote detecta necesidades espirituales o psíquicas, corresponde invitarle a futuras conversaciones en privado de dirección espiritual. Respecto a las frecuentes necesidades económicas, la Iglesia debe dar respuesta efectiva a dichos requerimientos.



Daniel Montero Bustabad