sábado, 30 de julio de 2016

Felicitación por las Bodas de Oro

Felicitación por las Bodas de Oro

23 de junio de 2016 A.D.


Queridos Amigos:

Muchas felicidades en tan magno aniversario, cincuenta años de vida matrimonial cristiana (católica).

Ustedes se preguntarán cuál es el sentido de que les obsequie un vino sin alcohol y chocolates, en esta ocasión tan especial, cuál es el simbolismo que ello encierra.

He aquí la respuesta:

Cuenta la tradición hebrea que el vino es la primera creación propia del ser humano. Noé tomó las uvas, creadas por D-os, y les unió su creatividad, para transformarlas en la bebida nueva llamada vino, con un sabor tan especial. De este modo, el vino es el símbolo de la creatividad del ser humano. Por su parte, la propuesta de un vino sin alcohol es símbolo de pureza, al constituir el vino nuevo del que nos habla Jesús, como significante del Reino de D-os en amor puro y solidaridad.

Los chocolates también portan un símbolo; proceden de una sustancia amarga que es el cacao natural, y es procesado por el ser humano, para convertirlo en una dulce delicia que conmueve el paladar.


¿Qué significan estos regalos unidos: el vino puro y el dulce chocolate, en esta ocasión tan especial?

Su matrimonio es una creación de D-os, en la cual ustedes han participado de forma activa durante estos cincuenta años.

El vino puro significa esto:

Ustedes se han unido bajo el manto de la pureza, que es lealtad mutua y fidelidad, y han empleado diariamente su creatividad en construir, en la vida cotidiana, una relación profunda y ejemplar, que es símbolo de la Unidad de D-os y un ejemplo a imitar para todos los que creemos en el matrimonio cristiano. Con amor a D-os, pureza y comunicación, su matrimonio es una inspiración a tod@s nosotr@s.

Los dulces chocolates simbolizan lo siguiente:

Así como el cacao en su estado originario es amargo, del mismo modo la vida implica momentos difíciles. Pero la creatividad humana añade dulzura al cacao, transformándolo en chocolate delicioso. Del mismo modo, la dura vida cotidiana, al ser vivida en matrimonio cristiano, recibe creatividad pura celestial, transformando en parte lo amargo en deliciosa dulzura. No se evade la realidad, pero se le añade dulce, que es un pedacito de cielo, pues el matrimonio es un anticipo de la dulzura que es el Reino de D-os.

Su matrimonio es un ejemplo para tod@s de lo que es la acción de D-os en la vida.

Muchas gracias por su ejemplo y felicidades,


Daniel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada