lunes, 15 de junio de 2015

El Mensaje de la Biblia en Daniel Capítulo Uno. Lección para Niños utilizando Franelógrafo

El Mensaje de Daniel Capítulo 1

(Lección para Niñas y Niños, utilizando franelógrafo)


Daniel Montero Bustabad

Queridas niñas y niños:

Me alegro mucho de estar con ustedes. Mi nombre es Daniel Montero. Vamos a conversar sobre un muchachito que se llamaba igual que mi persona: Daniel.

(Poner el dibujo de Daniel).

Él era como ustedes, un poco más mayorcito, pero muy parecido a ti, a ti, a ti y a ti. Por ello imaginemos que somos Daniel y que vamos a vivir juntos una maravillosa historia, la historia de Daniel y sus amigos.

(Poner el dibujo de la Biblia).

La historia se encuentra en la Biblia. La Biblia es el libro más maravilloso del mundo, porque nos habla de D-os como amor. D-os te ama a ti, a ti, a ti, a ti y a ti. D-os nos ama tal como somos. D-os nos ama.

La historia se encuentra en la Biblia, en el libro de Daniel capítulo 1.

Leer Daniel 1:8.


(Quitar los dibujos).

(Poner dibujo del Rey).

La historia comienza cuando el Rey más importante del mundo de entonces mandó que trajesen a su palacio jóvenes de todas partes del mundo.


Daniel y sus amigos fueron traídos desde Israel hasta Babilonia, que es donde vivía el Rey. Fue un viaje muy, muy largo.


(Poner dibujo de Daniel y sus amigos moviéndose hasta llegar a Babilonia).


(Quitar dibujo del Rey y poner dibujo del ayudante del Rey junto a los muchachos y una mesa).


El ayudante del Rey dijo a Daniel y sus amigos que, por orden del Rey, debían comer la misma comida que el Rey.


Sin embargo, Daniel y sus amigos dijeron al ayudante que no querían contaminarse comiendo cosas impuras que son sucias.

También el libro de Daniel nos muestra que Daniel y sus amigos no se contaminaron con los ídolos del Rey y se portaron bien, tal como la Biblia nos pide que nos portemos bien.


(Poner dibujo de un corazón sucio junto al símbolo del dinero).

El corazón del Rey era un corazón sucio, porque no conocía a D-os. El Rey y las personas de Babilonia adoraban ídolos como el dinero, el poder y los animales. Daniel y sus amigos decidieron no contaminarse con lo malo.

(Quitar dibujos)

(Poner dibujo de Daniel y sus amigos y un corazón rojo).


Sin embargo, Daniel y sus amigos amaban a D-os y, por eso, su corazón estaba limpio y se portaban bien.

Daniel y sus amigos amaban a D-os y amaban a todas las personas. No decían malas palabras, no mentían, no pegaban a otros ni odiaban a nadie y compartían sus cosas con otras personas.

El corazón se pone sucio si mentimos, robamos, decimos malas palabras, odiamos, o si desobedecemos a los padres y no compartimos nuestros juguetes.  

Por eso Daniel no hacía nada de eso, sino que se portaba bien, amando a D-os y a todas las personas, y compartían con otros, así como ustedes aman a D-os.


(Poner dibujo de Daniel y sus amigos y de frutas y verduras).

Daniel y sus amigos pidieron al ayudante del Rey que no los hiciera contaminarse con alimentos impuros, sucios. Por eso pidieron comer verduras.

El ayudante del Rey estaba preocupado, porque pensaba que, comiendo frutas y verduras, los muchachos serían débiles y enfermos.

Sin embargo, Daniel pidió al ayudante del Rey que hiciera la prueba por diez días. El ayudante del Rey aceptó.

(Poner dibujo de Daniel y sus amigos y el ayudante).

Al finalizar los diez días, Daniel y sus amigos estaban más fuertes que todos, con mejor salud y más alegría. Eso le gustó al ayudante del Rey.

(Agregar a lo anterior el dibujo del Rey).

Después de mucho tiempo, Daniel y sus amigos conocieron al Rey, quien conversó con ellos. El Rey se alegró mucho de conocerlos, pues Daniel y sus amigos eran sabios, con una sabiduría que sólo D-os pueda dar.

Eran más sabios que todos los muchachos de todas las partes del mundo.

Daniel y sus amigos brillaban, pues tenían en su corazón el amor de D-os.


(Agregar dibujo del corazón limpio).

Daniel y sus amigos eran de un corazón limpio. Comían frutas y verduras. Amaban a D-os, amaban a las personas, trataban bien a las personas y ayudaban a todos. No odiaban a nadie, ni decían malas palabras, ni mentían.

La historia de Daniel en la Biblia nos enseña que debemos ser de corazón limpio, amando a D-os, amando a las personas, ayudando a todos. Debemos ayudar en la casa a nuestros padres, recogiendo los platos, lavando platos, limpiando y portándonos bien.

Debemos decir la verdad, compartir nuestros juguetes y ayudar a las personas.

No debemos mentir, ni maltratar a las personas.

Si vivimos con un corazón limpio, D-os se pondrá muy contento. Brillaremos como las estrellas en el cielo.

Daniel Montero Bustabad

No hay comentarios:

Publicar un comentario