sábado, 24 de enero de 2015

Frau (1)

Como dulces y tiernos botoncitos de rosa, así fueron los breves instantes que empezamos a compartir, hace unos meses, en la Iglesia ubicada en la escuela.

Del mismo modo que, con el tiempo, los botoncitos se van desarrollando, así también, al pasar los días compartiendo con el pueblo del Padre, se fue desarrollando una bella amistad entre nosotros, nutrida con el rocío del Espíritu, la tierra fértil del Padre y el maná que es Cristo. El cimiento de esta amistad fue y es nuestro Señor, quien arraigó un profundo vínculo de respeto hacia ti. Ese respeto surgió y creció al ver y constatar que su distinguida persona es verdadera hija de D-os, toda una dama, mujer de dadivoso corazón a los demás, nobles sentimientos y sólidos valores. Ese respeto nos ligó en sincera y profunda amistad.

Los botoncitos llegan a florecer en maravillosas rosas, hermoso don del Padre. Del mismo modo nuestra profunda amistad floreció hace un mes, el 23 de diciembre de 2014 e.c., frente a la Iglesia iniciada por nuestra familia, en un noviazgo tierno y sincero, el cual, desde el primer momento, pusimos en manos del Señor.

Ahora, al cumplirse este significativo aniversario, oro a nuestro Rey para que él continúe siendo el centro de nuestras vidas, el motor de nuestro ligamen de amor y quien guíe nuestros pasos. Asimismo te envío mi profundo cariño de respeto, amor, afecto y un beso desde el centro de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada