jueves, 16 de octubre de 2014

Luz.

En esta madrugada el sol no aparecía en el horizonte, la oscuridad continuaba y me preocupé de pensar que quizá nunca volvería a amanecer; sin embargo, al ver esta imagen, supe que el sol se encontraba donde estas amigas, bebiendo la luz de la belleza interna que se desprende de ellas, aprendiendo de su sabiduría y creyendo que son las virtudes internas las que mueven adelante la vida... y las que incluso alimentan el sol de cada día.

El inicio de un nuevo día es el primer suspiro con el cual saludamos la mañana, es el acto humano por el cual, en un breve instante, recordamos todo lo positivo del día anterior, y nos preparamos para afrontar, con ilusión y ganas, el nuevo día. Por ello arrancar la
mañana significa admirar a su distinguida persona, recordar la profesionalidad con la cual usted siempre se comporta como responsable de la consulta; es también tener presente la forma de comportarse de su distinguida persona, su prestancia, amabilidad, indicios de noble corazón, todo lo cual apunta a que usted es toda una dama; la dama es la corona de la vida, por lo cual, iniciar el día, es engalanarse
con el recuerdo de la joya más preciada, su distinguida persona.

Muy buenos días para su distinguida persona. Deseo que en el día de hoy usted pueda percibir cómo las pequeñas bondades que usted hace en la vida cotidiana, son la luz que ilumina la existencia, y le aportan paz interna y realización como persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada