jueves, 16 de octubre de 2014

Dama (2).



Buenas tardes, gentil dama; hasta aquí me llegan en esta tarde la luminosidad de su encanto, irradiado en su cálida sonrisa, su sin igual elegancia al vestir y, por lo que intuyo, un noble corazón, que es la más seductora de las joyas.



Si la imagen tuviera palabras, emanarían de las palabras poesía, para explicar en versos largos, la pureza que emana su mirada; esa mirada y esa sonrisa muestran fuertes indicios de un corazón puro, cristalino, que es la más preciada de las joyas. Los versos de la poesía también contarían que esa mirada, reflejo de corazón puro, sólo pueden provenir de una persona creyente, fruto preciado de una familia que ama a D-os; al final esa imagen y esos versos de poesía, serían sin duda un testimonio que llama a la conversión de todas las personas, pues todos, pequeños y grandes, sentimos que debemos tener esa mirada pura, ese corazón creyente, pues es lo más valioso de la tierra, el motor de nuestras vidas cotidianas, el centro de la historia.



Su distinguida persona es la estrella fulgurante que ilumina el cielo de todos los caballeros andantes que recorremos el mundo. Es usted la Dulcinea por excelencia, caracterizada por la amabilidad y el noble corazón, que son las joyas más valiosas del mundo; esa es usted una gema muy valiosa. Por ello este caballero andante por este medio se presenta ante usted,con su venia se acerca, toma su mano que su persona me extiende y le entrego mi un tierno y dulce beso de reconocimiento por su valía interna. Muchas fuerzas y ánimo.

Acabo de recorrer todos los vocablos de mi diccionario y no he encontrado ninguno que expresara ni siquiera la luminosidad de tu persona. Ni siquiera la luz más intensa que el humano produjese, podría compararse al brillo de sus ojos, y aunque todo el mundo recorriese una y mil veces, no encontraría ninguna maravilla natural tan encantadora como esa dulce sonrisa suya.

Feliz semana, que sea para usted plena de frutos de paz, realización y justicia.

Si la poesía tuviese señales que por el internet pudieran transmitirse, hasta los servidores más grandes del mundo quedarían bloqueados, pues su encanto es poesía tan despampanante, que ni aun todo el planeta puede albergar.

Deseo para usted un día en el cual la diamantina pureza de su calidad humana sea reflejado en el cielo con un día brillante, límpido y cálido.

Muchas felicidades en su nuevo año de vida; deseo para usted esa paz que sólo nuestro D-os nos puede dar, y que ésta sea una inspiración que la guíe día a día en la causa noble del amor al prójimo.

En ese tu atuendo tan femenino, te puedo decir que eso sí es elegancia femenina, obra de arte viviente en el vestir, engalanamiento de la vida cotidiana, realce para la vida diaria, que es la vida de verdad, donde el arte debe hacerse sentir, donde la dama debe brillar, y el noble éxito de la profesional deslumbrar.

Si un jardinero hubiese buscado por los cuatro extremos de la tierra las más hermosas flores, ni aun así habría podido reunir tal ramillete de cuatro hermosas rosas.


Mis mejores deseos para usted en este día; el gris del cielo semeja la estepa de la tierra cuando esta se encuentra vacía sin su presencia; y la tierra, la tierra, con su amabilidad semeja el cielo cuando en una clara noche brilla la más fulgurante de las estrellas, que es la chispeante luz de la amistad pura que se intuye en su distinguida persona, en su diamantino corazón de nobleza brillante.

Que la Luz que brilló para nosotros en Navidad, sea el resplandor que dirija tus pasos en este tu nuevo año de vida, guiando tu camino e impulsándote con la fuerza de la amistad verdadera, que a todos nos une.

La estrella que guió a los sabios de Oriente a encontrar al Niño Jesús, resplandece en todos ustedes, mis amigas y amigos de fb. Me alegro que mi humilde mensaje navideño despertara su interés. Deseo que el amor del Niño fortalezca nuestra amistad cada día más.


Esos labios diamantinos rasgan hasta el metal más insensible, esa mirada arrebatadora consume hasta la leña más húmeda, ese oasis que constituyen los labios, es el néctar más dulce en el que se puede beber.


Mujeres virtuosas como ellas, ¿quién las hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de sus estimados está en ellas confiado, y no carecerán de ganancias. Les da ellas bien y no mal, todos los días de su vida. Ciñen de fuerza sus lomos, y esfuerza sus brazos. Ven que van bien sus labores; sus lámparas no se apagan de noche. Alargan sus manos al pobre, y extienden sus manos al menesteroso. Fuerza y honor son sus vestiduras; y se ríen de lo por venir. Abren sus bocas con sabiduría, y la ley de clemencia está en sus lenguas. Se levantan sus estimados y las llaman bienaventuradas; muchas mujeres hicieron el bien; mas ustedes sobrepasan. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; las mujeres que temen al Señor, ésas serán alabadas. Dadles del fruto de sus manos, y alábenlas en las puertas por sus hechos (basado en Proverbios 31).


Que su día sea bello, así como lo es su distinguida persona.

La intelectualidad hace brillar a las mujeres que son todas unas damas, así como el sol hace refulgir el horizonte de un mundo mejor, en justicia y en salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada