jueves, 14 de marzo de 2013

Música.

Hoy, en el Restaurante, te escuché inquirir: "¿Dónde está la música?" "¿Por qué no se escucha la música?" Empero, la música eres tú. La vivacidad de tu mirada es el más bello soneto que un caballero puede percibir, la paz que destella tu sonrisa es la melodía que conmueve nuestro espíritu, la armonía de tus facciones y figura modula el son más encantador y la amistad sincera de tu trato humano constituye la oda más sublime.

No hay comentarios:

Publicar un comentario