jueves, 10 de enero de 2013

Sueños...

Me hubiera gustado, hace unos años, haber sido alguien existoso, para, entonces, haber invitado a salir a esa dama tan atractiva que es usted, recitándole poemas de amor. Pero acepto lo que soy, un trabajador humilde y, aunque por su compromiso ya no le pueda hablar de amor, conservo la esperanza de que vayamos a conversar un día para hablarle tiernamente de amistad sincera, desinteresada y respetuosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada