domingo, 27 de enero de 2013

Imán Incandescente.

Felicidades por haberse forjado a sí misma como un imán incandescente de vitalidad, rectitud y belleza interna, más allá de lo que las palabras pueden expresar.



Quisiera con respeto expresarle lo valiosa que es la elegancia de toda una dama distinguida como usted. La vida cotidiana de cada persona es el centro de la historia, y la belleza que se despliega en la vida cotidiana, como la suya, es lo que ilumina la historia humana con incandescentes matices de ternura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada