jueves, 10 de enero de 2013

Beldad Perenne...

La ternura de sus ojos no se acaba, la dulzura de su sonrisa no tiene fin, la pureza de corazón que expresa su mirada son inacabables, como el fulgor de su personalidad; ello, que no tiene fin, es el atractivo sensual suyo que es perenne, lo que la convierte en fascinante, de modo que usted conquista a cualquier hombre que usted desee; usted solo escoja; sus descendientes son parte de su atractivo de toda una dama, corona de realeza de la joya más valiosa que es su distinguida persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada