jueves, 21 de junio de 2012

Funciones del Tribunal Ambiental (IV).

planta y la descarga de sustancias contaminantes al cuerpo receptor… NOVENO: Que en el primer motivo del recurso de revocatoria (página 7 del recurso) se asevera que las medidas cautelares impugnadas “no guardan relación alguna entre la supuesta gravedad de lo denunciado y la actividad de la planta empacadora que se ordenó clausurar, ni tampoco, como se verá a continuación, a la supuesta contaminación de las nacientes o el acueducto de Milano, por lo que dichas medidas son desproporcionadas, no son idóneas y violentan la normativa jurídica respectiva”. Atina el señor recurrente en su pliego de agravios al afirmar que las medidas cautelares deben ser consonantes con los principios de adecuación, proporcionalidad y motivación, pero no acierta al alegar que el acto impugnado haya pasado por alto dichos principios… DÉCIMO: Que la relación de causalidad entre la actividad de la planta empacadora y la descarga de bromacil y otros contaminantes se fundamenta en que el lugar en el que se tomó la muestra es precisamente el sitio donde se descargan las aguas residuales provenientes de la planta empacadora. Las aguas discurren desde la planta empacadora al canal de desagüe, el cual a su vez descarga en el sitio donde se tomaron las muestras (con testigos de diferentes instituciones) en cada uno de los sitios muestreados. Con ello se comprueba el nexo existente entre la actividad de la planta y la descarga de dicha sustancia… UNDÉCIMO: Que la cantidad de bromacil que se descarga implica contaminación en virtud de que la medida cautelar se fundamenta en la evidencia de incumplimiento de la norma nacional (art. 128 de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre, el cual no acepta el bromacil –ningún tipo de contaminante- en agua para consumo humano y en otras aguas; asimismo ordena que se disponga de los sistemas adecuados de tratamiento), pues es claro que la resolución se apega a las disposiciones costarricenses, siendo irrelevante la referencia a cualquier publicación periodística que citara normativa de otros países, entre ellos la EPA de los Estados Unidos. A mayor abundamiento se ha de tener en cuenta que el Decreto Ejecutivo número 32327-S [Reglamento de Vertidos] establece la máxima concentración admisible de los productos químicos en agua para consumo humano; en dicha lista de productos no se incluye el bromacil, lo cual significa que se requiere obligatoriamente una concentración de cero… DUODÉCIMO: Al respecto se ha de tomar en consideración, nuevamente a mayor abundamiento, que la Sala Constitucional ha afirmado que el sobrepasar los límites máximos de una sustancia permitidos por la normativa, implica la generación de una contaminación, como se desprende del voto de la Sala Constitucional número 1993-3705, del 30 de julio de 1993: ‘Ambiente libre de contaminación es, pues, la condición en que se encuentra el medio que nos rodea, cuando las alteraciones producidas tanto por el hombre como por la naturaleza en el entorno próximo o lejano, no sobrepasan los máximos permisibles fijados por aquellas normas’. A su vez el voto 2008-09711 del 13 de junio del 2008, declara válido constitucionalmente el deber de este Tribunal de rendir cuentas a la población de sus actuaciones a través de la difusión en la prensa de las noticias acerca de las medidas que adopta… DECIMOCUARTO: Que el segundo argumento de la impugnación (página 7 del recurso) sostiene que: “de conformidad con lo anterior, los análisis de laboratorio realizados a partir de lo señalado en las órdenes sanitarias del Ministerio de Salud han sido efectuadas por el CICA (Centro de Investigación de Contaminación Ambiental de la Universidad de Costa Rica), cuyas muestras del laboratorio han sido recogidas, etiquetadas y transportadas, bajo las debidas normas protocolarias, para su posterior análisis, arrojando resultados desde julio del 2008 al presente contestes, con la no aplicación del bromacil en las áreas determinadas por el Ministerio de Salud, próximas a las nacientes del acueducto de Milano”. Sobre este particular se contesta lo siguiente: El control cruzado de análisis de aguas vertidas a cuerpos receptores es una potestad de este Tribunal, sin que requiera coordinación anticipada con los proyectistas, pues se trata de un muestreo realizado en forma imprevista, con el fin de evaluar si en todo momento las descargas de las aguas residuales se ajustan a lo preceptuado… DECIMOQUINTO: Que el tercer fundamento del escrito citado (páginas 7 y 8) aduce que el bromacil no genera un riesgo significativo a la salud, mucho menos en las concentraciones encontradas por el Tribunal Ambiental Administrativo, acerca de lo cual se replica lo siguiente: De acuerdo al criterio científico avalado por la Oficina del Programa de Plaguicidas de los Estados Unidas (USEPA), el bromacil se clasifica como un posible carcinógeno (http://www.epa.gov/oppsrrd1/REDs/0041red.pdf) con un efecto residual de siete meses en el suelo, altamente soluble en agua y altamente móvil en suelo, lo que provoca, en una zona con una precipitación pluvial tan alta y un nivel de escorrentía elevado, un factor de riesgo sumamente importante… VIGÉSIMO SEXTO: Que posteriormente se aduce (página 13 del recurso) que se debió aplicar el principio de intervención mínima para no paralizar la actividad de la planta. Al respecto se ha de tener bien presente que la probada contaminación del agua por parte de la actividad de la planta empacadora lleva directamente a la suspensión de actividades mientras el problema subsista, pues no procede permitir que persista operando una actividad ilícitamente contaminante en perjuicio del derecho a un ambiente sano consagrado en el artículo 50 de la Constitución Política. Véanse asimismo las potestades con las que cuenta este Tribunal de conformidad a los preceptos 61 y 99 LOA, así como 11 y 45 de la Ley de la Biodiversidad en virtud del principio in dubio pro natura. El derecho al ejercicio de actividades productivas no justifica, como parece suponer el recurrente, el sacrificio del derecho a un ambiente sano, pues todo proceso de hacer compatible el ejercicio de los derechos fundamentales no puede suponer el sacrificio unilateral de uno de ellos, como parece requerir el escrito impugnatorio. El principio del desarrollo sostenible lleva a una armonización del ejercicio de actividades económicas con el derecho a un ambiente sano, llegando a un punto en el cual ambos derechos puedan convivir, pero sin que ello implique el sacrificio de un derecho en beneficio unilateral de otro… este principio de desarrollo sostenible, la Sala Constitucional estableció lo siguiente en el voto número 1993-3705, del 30 de julio de 1993…” (los énfasis son añadidos).

2. Caso de otro proyecto de monocultivo intensivo paralizado mediante una medida cautelar. Ello en virtud de que el informe del Departamento Técnico del Tribunal alega invasión del área de protección de una quebrada y laguna, así como ausencia de obras de conservación de suelos, con posible contaminación de los cuerpos de agua por arrastre de sedimentos. En respuesta al recurso de revocatoria interpuesto por el desarrollador, se dicta la resolución número 857-11-TAA: “TERCERO: Que, pasando a responder… se alega en primer lugar que la resolución que estableció la medida cautelar empezó a ejecutarse de inmediato sin esperar la respuesta del propietario (folio 342 del expediente). Al respecto se le indica que la inmediata ejecutoriedad de las medidas cautelares se encuentra implícita en la naturaleza misma de las medidas cautelares, consagradas en preceptos tales como el 61 y 99 de la Ley Orgánica del Ambiente (LOA), así como 19 del Reglamento de Procedimientos del Tribunal Ambiental Administrativo (RP); asimismo la jurisprudencia de la Sala Constitucional es conteste en afirmar que las medidas cautelares pueden dictarse de plano en etapa de investigación preliminar, sin requerir notificación al denunciado (sentencias identificadas con los números 2004-08492, 2008-009711, etc.) Asevera el recurrente asimismo (folio 341) que las potestades contempladas en los incisos c) y e) del artículo 99 LOA sólo pueden dictarse por acto final, no por medida cautelar, además de que el Tribunal sólo puede imponer multas e indemnizaciones, nada más… Al respecto se observa que el precepto 111, inciso b) LOA, establece la competencia de este Tribunal de prevención en materia de posibles daños ambientales, no sólo en virtud de actos finales, como también por medidas cautelares, sin limitación alguna a imponer multas e indemnizaciones, sino en el ejercicio amplio de la prevención, lo cual se reconoce en la jurisprudencia citada, junto a otros votos de la misma Sala como los números 2004-13535, 2001-11417, etc. Obsérvese también que el artículo 99 LOA no sólo contempla sanciones, sino también medidas protectoras, quedando incluso una cláusula abierta en materia preventiva para dictar otras medidas de prevención que sean necesarias, como dispone el artículo 61 LOA y el 19 RP. Este último se refiere en detalle a la potestad de este Despacho de dictar medidas cautelares. En cuanto a la afirmación (folio 341) de que no existe peligro en la mora basado en un daño de difícil o imposible reparación, se ha de recordar que todo riesgo de posible daño ambiental resulta de difícil o imposible reparación, como se desprende del conjunto de la jurisprudencia constitucional (voto 2004-01923, etc.; obsérvese la práctica habitual de la Sala Constitucional de paralizar los proyectos cuya viabilidad ambiental o permisos se discuten; si la Sala Constitucional no considerase los impactos ambientales de difícil o imposible reparación, no dictaría esas medidas cautelares de paralización), pues una vez cometido un eventual daño, resulta siempre muy difícil o imposible volver a un estado ambiental igual al que se dispondría de no haberse dado el eventual daño, más la pérdida de los posibles servicios ambientales desde el momento del hecho hasta el tiempo distante en que se recupere el ambiente. En este caso en concreto, la resolución impugnada cita el informe técnico citado en el Resultando Nº 4 de esta resolución, donde se evidencia un supuesto drenado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada