sábado, 14 de abril de 2012

1. Relejo de Ternura. 2. Salir Contigo. 3. Shop. 4. Suspiro y ósculo de admiración.

1. Reflejo de Ternura.

Los idiomas se inventaron para intentar encontrar palabras para explicar la belleza que nos inspiran damas como ellas. El tiempo nos dice, empero, que las palabras nunca serán suficientes. Pero cobramos ánimo, porque su beldad fructifica dentro de nosotros, inspirándonos hermosos sentimientos de ternura que se proyectan a los demás. Por ello su esplendor externo, reflejo de su encanto interno, conmueve nuestro corazón y nos inspira a ser mejores personas, a transmitir a los demás la ternura que ustedes nos inspiran. Gracias, bellas.


2. Salir Contigo.

¿Quién es esa dama de la foto, tan hermosa y atractiva, radiante en ese feliz vestido y con esos zapatos tan sensuales? Sería un honor salir a conversar con ella, conocerla mejor como ser humano, como modelo de belleza y como toda una dama; ello unido a contemplar lo bien que se ve en vestido, zapatos de tacón bien alto, bello maquillaje y, sobre todo, percibir de cerca la más bella joya, que es el corazón de oro que caracteriza esta dama, lo cual la hace alguien tierno, dulce y especial, una gran mujer y futura excelente esposa.


3. Photoshop.

Su distinguida persona no es de esas mujeres que necesitan photoshop u otros trucos. La autenticidad de una vida cristiana irradia con luz celeste, proyectando en todo su ser un atractivo que viene de lo Alto, lo encantador de una personalidad sólida y atractiva, la belleza física, la dulzura de corazón y, lo más irresistible, la ternura de quien es una verdadera dama, usted.


4. Sus piro y ósculo.

Como el más humilde y apasionado de los admiradores de su profesionalidad, belleza y personalidad, permítame entregar en su mano el ósculo de mi más sentida admiración, en la alegría de saber que podré pronto halagar sus oídos con la música de mis cumplidos y con mis suspiros de profunda amistad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada