viernes, 24 de febrero de 2012

Rosh Hashavuah

Tu amistad es como el don del más preciado chocolate; así como existe un dulce, un tierno paladar y un regusto distintivos del chocolate, del mismo modo su persona es la ilusión y el encanto de la vida, una amistad especial que constituye auténtica pasión por la vida. Gracias por ser quien eres.

A una dama tan distinguida como usted, mi más sinceros de paz, ternura y beldad en este fin de semana, que su encanto radíe en la naturaleza, fascinación interna y física...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada