miércoles, 22 de febrero de 2012

"Mediodía y Eternidad".

Es mediodía, pero la penumbra inunda la oficina, la niebla la circunda, la lluvia la humedece con lágrimas de nubes, y los gélidos suspiros enfrían el ambiente. ¿Qué sucedió? Pues lo más terrible, la ausencia de toda una dama, una gran persona y fuente de belleza interna y externa... Es tu ausencia lo que nos ha privado del alba y nos ha sumido en el crepúsculo. Pero no te inquietes, porque una tierna luz está introduciéndose en la oficina, una luz tenue pero que nos llena por dentro, una luz reconfortante de paz, de sensualidad y de encanto. Es la luz del recuerdo y de del conocimiento de que mañana te veremos, para así seguir compartiendo nuestra sana amistad, viviendo el esplendor de presenciar su belleza física e interna, su carácter de toda una dama, una gran dama. Gracias por ser quien eres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada