lunes, 9 de enero de 2012

¡Qué Belleza!

¡Qué belleza! Una dama así despierta nuestro más recóndito romanticismo, tiñendo de emoción y tiernos sentimientos nuestro día, impulsándonos a ser como tú, plenitud de belleza interna y externa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario