viernes, 27 de enero de 2012

Estrellita.

Eres preciosa, un rayo de sol que ilumina hasta la mañana más gris, el canto de un jilguero en medio de la soledad, un oasis en el desierto, una estrella de hermandad en esta humanidad.


Feliz tarde, rayito de sol, que iluminas nuestras tardes con el fulgor de tu admiración...


Buenos días, rayo de sol, en un día frío como hoy el fulgor de tu belleza, candor y calidez avivan la llama de admiración de nuestro corazón...

El tiempo está delante de nosotros cual alfombra que nos lleva a senderos de paz. Cuando te sientas preparada, me avisas y a tus oídos contaré todas las maravillas de tus encantos, bella dama...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada