viernes, 9 de diciembre de 2011

Piñata Navideña.

Fue un honor acudir el sábado pasado a la actividad navideña de la comunidad mexicana. Contemplamos una película de unos veinte minutos sobre la historia de la navidad en caricatura y contextualizada a México. Luego cenamos tamales con una deliciosa salsa verde y con excelente café dulce con canela, anís y clavo de olor. Posteriormente se pasó un buen rato con dos piñatas.

La simbología de la piñata navideña es muy profunda. Tiene siete cuernos, que simbolizan los siete pecados capitales de la humanidad (avaricia, odio, envidia, chisme…) Al romper la piñata se desata la fuerza de D-os, que es la fuerza de la navidad. Por ello cada persona tiene que romper los males, para así soltar la fuerza del bien que trae libertad.

Al golpear la piñata se canta una bella canción:

“Dale, dale, dale,
Dale con buen tino
Pues si no lo tienes
Pierdes el camino”.

Con buen tino rompamos los males, para hallar el Camino de la Vida.

Demanda por Competencia Desleal...

El Reino Unido, en representación de Escocia, va a demandar a la oficina donde usted trabaja por competencia desleal. Ello se debe a que Escocia basa sus ingresos por el turismo que viene a ver una criatura prehistórica (el “monstruo del lago Ness”). Pero su oficina atrae a la humanidad entera por contar con una criatura celestial, usted, con lo cual Escocia sale perdiendo…

Perla

En la caja de la empresa se encuentras los dólares y los colones. Sin embargo, la Perla, lo verdaderamente valioso, usted, se halla aquí, conmigo. Soy el privilegiado.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Plenitud en la Belleza.

Estando en el lugar de suprema belleza física donde reina el majestuoso volcán junto al límpido lago diamantino, pienso en usted, suprema belleza interna, ser de gran profesionalidad, cultura y buen corazón. La belleza externa está ante mí y la belleza profesional e interna (usted) en mi interior. Gracias por ser usted la plenitud.

Princesa Indómita.

He cruzado océanos, visitado altas cimas, descendido a valles salinos, recorrido continentes, pasado mil y un peligros, afrontando el riesgo mismo de perecer, por encontrar a toda costa la pócima de la salud y la paz.

Mis mil peripecias no hallaron fruto, aunque, al volver al cálido terruño, ¡oh sorpresa!, del país del mítico imperio llegó acá la más indómita de sus princesas, tú, una mujer del más firme carácter conjugado a ternura cordial, gran cerebro… y apasionante belleza, pues en tu rostro dulce encontré la fórmula de la paz… ese esplendor humano que nos da salud a todos nosotros.

Una mujer como tú, de carácter, cerebro, beldad y buen corazón, es el sueño hecho realidad, es encontrar la paz; eres el tipo de ser humano modelo para todos.

Los caballeros andantes que recorremos los mundos luchando por la bondad y la justicia, somos inspirados por una dama como tú, pues tú eres el tipo de ser humano que deseamos preservar… imitar tu forma de ser es lo que necesita la humanidad, pues siendo como tú, e inspirándonos en tu persona, encontramos paz, y mucha salud.