viernes, 2 de septiembre de 2011

Educación Continua de la Jurista.

La jurista que no se educa, que no sigue leyendo libros de forma autodidacta después de graduada, deja de ser jurista; se convierte en alguien que ve los árboles, pero no el bosque, es decir, que dicta soluciones para casos concretos, pero sin tener a la vista la panorámica general de la marcha de la sociedad y el derecho, de modo que sus soluciones no sirven, pues no responden a las exigencias integrales de la actualidad. Esa persona es como un barco sin motor, timón ni velas, que va a la deriva de los vientos de la casualidad, o de la gente poderosa que, conscientemente o no, la maneja; esto se debe a que, como no puede ver el bosque, sus respuestas en derecho no señalan hacia la alternativa integral que todas necesitamos. Por ello esa persona, lo sepa o no, es un títere jurídico, que es gobernada por quienes dirigen el sistema económico mundial injusto. Por ello las animo a hacer de la librería jurídica su segunda casa, y a educarse continuamente comprando libros, en derecho y ciencias sociales. ¡¡Ánimo!!
(Nota: En este texto el género femenino incluye el masculino).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada