lunes, 28 de marzo de 2011

Introduccion al Canon de Vertidos en Costa Rica (II).

II. Naturaleza Jurídica.


De acuerdo a los Considerandos del Reglamento, el canon tiene naturaleza de precio público. Ello tiene consecuencias importantes:

a. Al no tratarse de un impuesto, no rige el principio de legalidad (por el cual la creación y las bases del impuesto requieren una ley formal), de modo que su establecimiento y modificación pueden realizarse mediante reglamento.

b. No aplica la limitante que afecta a las tasas en el sentido de que el precio que se establece no puede ser superior al valor del servicio. Por ello, al tratarse de un precio público, eventualmente el precio que se establezca podría superar ese límite, si se ajusta a los principios de razonabilidad y proporcionalidad.

c. El motivo por el cual se fija el precio público consiste en que las aguas son de dominio público, y el ente generador se beneficia de utilizar un bien de dominio público para realizar sus vertidos. Ello es lo que también se denomina servicios ambientales en esta materia.

Incluso en doctrina española se habla de esta utilización del agua expresamente como una concesión de naturaleza constitutiva . Ello quiere decir que el administrado no cuenta con un derecho previo a realizar vertidos, pues el principio general es el de la prohibición (artículo 132 de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre). Se trata de una concesión que hace la Administración al administrado siempre y cuando el mismo se someta a todas las condiciones que jurídicamente disponga la Administración.

En España el canon constituye un tributo, concretamente una tasa .


III. Extensión de la materia, aspectos que comprende.

El concepto de vertido de la norma comentada (artículo 3, inciso 39) comprende “cualquier descarga final de un elemento, sustancia o compuesto que esté contenido en un líquido residual de cualquier origen, a un cuerpo de agua, al suelo o al subsuelo”. Es de destacar la amplitud con la que se define el concepto, que abarca no solo la disposición en aguas superficiales, sino también a las subterráneas, suelo o subsuelo. Ello concuerda con lo dispuesto en la jurisprudencia y doctrina españolas .

Los requisitos que se deben comprender para estar sujetos al pago del canon son los definidos en el artículo 6:

“a. Que exista un vertimiento puntual.
b. Que el vertimiento se realice a un cuerpo receptor.
c. Que la carga contaminante neta vertida en alguno de los parámetros sujetos al cobro del canon, resulte con valores positivos”.
Se entiende por contaminación todo vertido susceptible de que sus componentes “puedan provocar modificaciones en la calidad física, química o biológica del agua” (artículo 2).


El precepto 18 excluye una serie de supuestos:
“Artículo 18.—De la exoneración de la solicitud de permiso de vertidos. Todas aquellas personas físicas o jurídicas, públicas o privadas cuyas aguas residuales sean:
a. Descargadas en un alcantarillado sanitario .
b. Reusadas según lo establecido en el Reglamento de Vertido y Reuso de Aguas Residuales.
c. Descargadas a un tanque séptico.
d. Entregadas a un tercero para su tratamiento y vertimiento final.
Podrán presentar una solicitud de exoneración de permiso de vertidos ante el Ministerio de Ambiente y Energía, para lo cual llenarán el formulario correspondiente.
Las viviendas unifamiliares que se encuentren bajo la situación descrita en este artículo, quedarán excluidas del trámite del permiso de vertidos”.
Además, el precepto 22 prevé que el MINAET priorizará las áreas a las cuales se irá fijando el canon.

De acuerdo al artículo 7, los parámetros actuales para medir la contaminación respecto al cálculo del canon son la demanda bioquímica de oxígeno y los sólidos suspendidos totales. Sin embargo, se prevé que el MINAET pueda extender el cobro a otros rubros de contaminación.

Finalmente, se debe tener claro que todo vertido requiere un permiso previo de vertidos para poderse llevar a cabo (artículo 15). Asimismo sólo se permitirán los vertidos previamente tratados, de modo que cumplan con lo dispuesto en el artículo 132 de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre y el Reglamento de Vertido y Reuso de Aguas Residuales, Decreto Ejecutivo Nº 33601-MINAE-S.

Deducimos de ello que la cadena de autorizaciones para un proyecto nuevo es la siguiente:

1. Permiso de vertidos ante el MINAET.
2. Permiso de ubicación de la planta de tratamiento ante el Ministerio de Salud.
3. Viabilidad ambiental ante la SETENA.
4. Permiso sanitario de funcionamiento del Ministerio de Salud.



IV. Salvaguarda.


Existe una importante salvaguarda de importancia para el Tribunal Ambiental Administrativo :

“Artículo 32.—Contingencias ambientales. El MINAE en coordinación el Ministerio de Salud y con las entidades competentes, con independencia de este Reglamento, deberá tomar todas las medidas preventivas y correctivas necesarias, cuando de conformidad con el principio precautorio que rige la materia ambiental, existan indicios que hagan presumir la posibilidad de graves riesgos a la salud o alteraciones a los ecosistemas naturales”.

V. Importancia y Ventajas del Canon.


1. Es un instrumento que se enmarca en el objetivo más general de proteger el recurso hídrico, y encuadrarlo en el ámbito del desarrollo económico del país, sustentable intergeneracionalmente .

No hay comentarios:

Publicar un comentario